sábado, 10 de septiembre de 2016

#33. Verla feliz


Ella es mi amada,
preclara y hermosa,
me gusta verla feliz,
aprendiendo a lidiar con tempestades,
sin seguir el curso de las hojas en obtusas ventiscas,
cerrando los oídos al rugido de un mar embravecido
y alejándose de los manotazos iracundos
de las marejadas.

Verla feliz,
adormece al mar profusamente inquieto,
dejándolo como atildado espejo:
reflejando su sonrisa.



(Letra y fotografía G. Soto García)