jueves, 21 de abril de 2016

Te puedes quedar...

Te puedes quedar,
te puedes quedar,
aún perdiendo mis ojos
reconocería tus horizontes,
tus tallados contornos
y tu delicadeza de manantial.

Siendo un enjambre en reposo
de aleteos incontables de colibrí,
con tus silencios de claustro
tus murmullos de panal,
te puedes quedar,
te puedes quedar.

Dejando solo el eco de tus pasos,
el aroma ondulante colgando en las paredes,
el estupor bendito de las noches extendidas
y el brío estacionario de los amaneceres,
Te puedes quedar,
te puedes quedar.


(Guillermo Soto García)

jueves, 7 de abril de 2016

Musa surrealista

Busco una pintora de alas,
restauradora de paracaídas,
amansadora de un piloto suicida
o instructora de parasubidas.

Alentadora de montañistas desde la cima,
impulsora de escaladores hacia la cumbre,
rescatista de corazones despistados,
sostenedora de declives en derrumbe.

Restauradora de brújulas dañadas,
rectificadora de pálidos nortes,
intimidadora de aves rapaces,
alejadora de peligrosos bordes.

Demoledora de olas iracundas,
creadora de desiertos floridos,
domadora de relojes furiosos,
pintora de besos desteñidos.

Dinamitadora de egos obtusos,
desarticuladora de trenes,
derrocadora de cicatrices,
derretidora de nieves.

Acumuladora de suspiros,
ladrona de sonrisas,
rellenadora de silencios
y dedicatorias sin prisa.


(Guillermo Soto García)