lunes, 10 de julio de 2017

Sala de espera (Microrrelato)

Esta noche, en este hospital, el aire pesa más que el hierro, cada rictus es un oasis que pronto se seca, los minutos levitan lentamente como fantasmas olvidados y solo el sueño aminora las quejas; De pronto y cada cierto tiempo surge lo inesperado: Por pálidos segundos todo parece iluminarse, pues entre el tumulto, en la eufemística estancia, casi fuera de lugar, alguien tibiamente sonríe.

Guillermo Soto García